Receta vegana

Destaca por: Ser una alternativa vegana a los típicos nuggets de pollo. Poder aprovechar la comida del día anterior de una forma riquísima.

____________________________________________________________

Durante los años que viví en el monte me acostumbré a cocinar para mínimo seis personas, así que durante todo el proceso de volver a aprender a cocinar para dos o tres he aprendido a crear muchas recetas a base de “sobras”… Esta es una de las que mas me gustan y he de reconocer que muchas veces ya planificamos que queden sobras para poder-la disfrutar al día siguiente.

¡Nunca fui mucho de comer nuggets ni este estilo de fritos, pero reconozco que esta receta con un hummus, crudites de verduras y una ensalada es una cena deliciosa!

Una forma genial de ofrecer y ofrecernos una forma diferente de comer los alimentos de temporada. A les peques les encanta!

__________________________________________________________________________________

INGREDIENTES: (para unos 25 nuggets aprox.)

Coliflor o brocoli con patatas al vapor (pueden ser del día anterior para aprovechar las sobras)

de las cuales 2 tazas de coliflor y 1 de patatas

1 taza de copos de avena

1 cucharadita de ajo en polvo

1 cucharadita de cúrcuma

Leche vegetal

Pan rallado

ELABORACIÓN:

Ponemos a hervir la coliflor y la patata (si no los tenemos del día anterior).

En un recipiente trituramos la coliflor, la patata (frías y bien escurridas de líquido), los copos de avena y las especies hasta conseguir una masa homogénea que se pueda trabajar con las manos. Podemos añadir más copos de avena si lo consideramos necesario para darle consistencia.

Vamos formando con las manos las bolitas en forma de nugget (o con la forma que queramos), la masa es pegajosa pero las bolas han de quedar consistentes y no muy pringosas al tacto.

Rebozamos los nuggets pasándolos primero por la leche vegetal y después por el pan rallado bien fino.

¡Los freímos con aceite de oliva virgen hasta que queden dorados y a disfrutar del picoteo!

RECOMIENDO: acompañarlos con una ensalada de hojas verdes y un hummus de garbanzos con crudités de zanahoria o remolacha (o pepino y pimiento en verano). De esta forma completamos la comida con proteínas saludables y verduras frescas. Un caldo de verduras o zumo de fruta natural de entrante también es una opción genial para acompañar.

¡A disfrutar con salud!