– Quién soy –

Mandrágora es el lugar sin límites que he creado para enraizarnos. Formulo y elaboro artesanalmente cosmética orgánica para que estés en contacto con la naturaleza, que es lo que somos.

– Quién soy –

Mandrágora es el lugar sin límites que he creado para enraizarnos. Formulo y elaboro artesanalmente cosmética orgánica para que estés en contacto con la naturaleza, que es lo que somos.

Soy Júlia, impulsora de Mandrágora. Vivo con mi familia en una casa de madera que hemos construido en plena naturaleza. Mandrágora es mi manera de contribuir a la mejora del mundo, que no tiene otro camino que acercarnos a la naturaleza, respetarla y sentirla en nosotras. Creo que nuestra relación con el mundo nace en nuestra piel. Tal y como cuidamos de ella, cuidamos de nosotras, de los demás y de la naturaleza.

Soy Júlia, impulsora de Mandrágora. Vivo con mi familia en una casa de madera que hemos construido en plena naturaleza. Mandrágora es mi manera de contribuir a la mejora del mundo, que no tiene otro camino que acercarnos a la naturaleza, respetarla y sentirla en nosotras. Creo que nuestra relación con el mundo nace en nuestra piel. Tal y como cuidamos de ella, cuidamos de nosotras, de los demás y de la naturaleza.

Empezar de cero y renacer

Tras una adolescencia en la que descubrí que no encajaba en el sistema, me salí de él. Regalé mis pocas pertenencias para empezar de cero, por dentro y por fuera, en un pequeño corral de la familia en un pueblo recuperado en el Pre Pirineo.

En ese momento de reset vital, descubrí en mi la pasión por el poder curativo de las plantas y la alimentación como medicina, preocupándome del cuidado y la autogestión de la salud de una comunidad de personas en la que viví cinco años.

Mandrágora creció con mi primer embarazo. La maternidad me dio la fuerza y motivos para querer cambiar el sistema promoviendo y facilitando el gran poder de los pequeños cambios poniendo el foco en los cuidados. Así que siguiendo con mi formación vital y académica, que es constante, impulsé esta marca de cosmética orgánica que promueve un concepto de vida natural basado el cuidado personal como la vía para respetar la naturaleza y el resto de seres vivos.

Empezar de cero y renacer

Tras una adolescencia en la que descubrí que no encajaba en el sistema, me salí de él. Regalé mis pocas pertenencias para empezar de cero, por dentro y por fuera, en un pequeño corral de la familia en un pueblo recuperado en el Pre Pirineo.

En ese momento de reset vital, descubrí en mi la pasión por el poder curativo de las plantas y la alimentación como medicina, preocupándome del cuidado y la autogestión de la salud de una comunidad de personas en la que viví cinco años.

Mandrágora creció con mi primer embarazo. La maternidad me dio la fuerza y motivos para querer cambiar el sistema promoviendo y facilitando el gran poder de los pequeños cambios poniendo el foco en los cuidados. Así que siguiendo con mi formación vital y académica, que es constante, impulsé esta marca de cosmética orgánica que promueve un concepto de vida natural basado el cuidado personal como la vía para respetar la naturaleza y el resto de seres vivos.

El nombre de Mandrágora

Elegí este nombre porque la planta de la mandrágora es tal y como veo a las personas. Por fuera es una flor común, bonita, pero bajo tierra guarda una raíz mágica con forma de persona. Cada raíz es única, mágica, poderosa. Se sabe que los griegos ya la usaban por sus poderes anestésicos. El cristianismo, más tarde, la asociaría a la brujería. La raíz de mandrágora expande los sentidos y eso es lo que me gusta pensar que provocan mis cremas, aceites y remedios naturales. 

Una experiencia sensorial con triple beneficio: para ti, para los que te rodean y para la naturaleza. 

El nombre de Mandrágora

Elegí este nombre porque la planta de la mandrágora es tal y como veo a las personas. Por fuera es una flor común, bonita, pero bajo tierra guarda una raíz mágica con forma de persona. Cada raíz es única, mágica, poderosa. Se sabe que los griegos ya la usaban por sus poderes anestésicos. El cristianismo, más tarde, la asociaría a la brujería. La raíz de mandrágora expande los sentidos y eso es lo que me gusta pensar que provocan mis cremas, aceites y remedios naturales. 

Una experiencia sensorial con triple beneficio: para ti, para los que te rodean y para la naturaleza. 

Algunas curiosidades sobre mi

  • Miro al cielo para saber cuándo tengo que salir al bosque a recolectar. La luna es mi cómplice. Me gusta ir sola. A menudo, descalza.
  • Soy tímida, perfeccionista y me gusta estar cien por cien segura de todo lo que digo y hago.
  • La formación continua y el autoconocimiento son dos decisiones diarias y firmes.
  • Suelo elegir el camino más difícil. Como el de usar solo conservantes vegetales en mis productos. ¡Por fin he dado con el extracto perfecto!
  • Estoy más conectada a la tierra que a las tecnologías y pantallas. Por eso solo contesto mails dos veces por semana.
  • Mi prioridad es poder llevar un estilo de vida que me permita vivir respetando mis ciclos. En este momento vital, me encuentro disfrutando de la maternidad. La crianza es mi prioridad.
  • Me vuelvo una niña descubriendo tesoros en mis caminos por el bosque.
  • Me gusta que mi trabajo remita y honre a aquellas mujeres sabias a las que llamaban brujas. Que me vean como a una  “trementinaira” de los Pirineos, mujeres que conocían el poder curativo de las plantas. Les honro, les agradezco.

  • Estoy orgullosa de convertir la k revolucionaria con la que escribía de adolescente en un proyecto como Mandrágora, que contribuye desde el ejemplo, al cambio que siempre he querido ser para este mundo en transformación.

Algunas curiosidades sobre mi

  • Miro al cielo para saber cuándo tengo que salir al bosque a recolectar. La luna es mi cómplice. Me gusta ir sola. A menudo, descalza.
  • Soy tímida, perfeccionista y me gusta estar cien por cien segura de todo lo que digo y hago.
  • La formación continua y el autoconocimiento son dos decisiones diarias y firmes.
  • Suelo elegir el camino más difícil. Como el de usar solo conservantes vegetales en mis productos. ¡Por fin he dado con el extracto perfecto!
  • Estoy más conectada a la tierra que a las tecnologías y pantallas. Por eso solo contesto mails dos veces por semana.
  • Mi prioridad es poder llevar un estilo de vida que me permita vivir respetando mis ciclos. En este momento vital, me encuentro disfrutando de la maternidad. La crianza es mi prioridad.
  • Me vuelvo una niña descubriendo tesoros en mis caminos por el bosque.
  • Me gusta que mi trabajo remita y honre a aquellas mujeres sabias a las que llamaban brujas. Que me vean como a una  “trementinaira” de los Pirineos, mujeres que conocían el poder curativo de las plantas. Les honro, les agradezco.

  • Estoy orgullosa de convertir la k revolucionaria con la que escribía de adolescente en un proyecto como Mandrágora, que contribuye desde el ejemplo, al cambio que siempre he querido ser para este mundo en transformación.

Títulos que forman parte de quién soy, sin ser yo

  • En 2011, inicié los estudios de cosmética natural en Alicante, donde curse el módulo de Elaboracion de cosmética natural y cultivo del Aloe vera. Este fue el principio de una gran amistad pasional por las plantas y cosmética natural.
  • Seguí haciendo cursos de identificación de plantas silvestres, elaboración de jabones y otros muchos más que ni recuerdo. Me apuntaba a todo lo que me proporcionara conocimientos sobre plantas y cosmética natural para el cuidado personal.
  • Entre 2012 y 2014 cursé fitoterapia, dietoterapia naturista y dietética y nutrición en el Instituto Superior de Medicina Tradicional ISMET.
  • La formación es continua, pero me gustaría destacar algunos de los cursos que he hecho en estos años y que han aportado claridad, mejora y profesionalidad a Mandrágora. Por ejemplo: cursos sobre emulsiones, estabilidad cosmética, aromaterapia o destilación.

Títulos que forman parte de quién soy, sin ser yo

  • En 2011, inicié los estudios de cosmética natural en Alicante, donde curse el módulo de Elaboracion de cosmética natural y cultivo del Aloe vera. Este fue el principio de una gran amistad pasional por las plantas y cosmética natural.
  • Seguí haciendo cursos de identificación de plantas silvestres, elaboración de jabones y otros muchos más que ni recuerdo. Me apuntaba a todo lo que me proporcionara conocimientos sobre plantas y cosmética natural para el cuidado personal.
  • Entre 2012 y 2014 cursé fitoterapia, dietoterapia naturista y dietética y nutrición en el Instituto Superior de Medicina Tradicional ISMET.
  • La formación es continua, pero me gustaría destacar algunos de los cursos que he hecho en estos años y que han aportado claridad, mejora y profesionalidad a Mandrágora. Por ejemplo: cursos sobre emulsiones, estabilidad cosmética, aromaterapia o destilación.

Mandrágora es mi manera de promover desde el ejemplo un estilo de vida natural, viviendo en plena naturaleza.

Si has llegado hasta aquí, es momento de pasar de leer a experimentar. ¿Te apetece?

Mandrágora es mi manera de promover desde el ejemplo un estilo de vida natural, viviendo en plena naturaleza.

Si has llegado hasta aquí, es momento de pasar de leer a experimentar. ¿Te apetece?